Confiar es algo que hacemos todos los días porque si bien no entendemos todo lo que vemos y vivimos, confiamos y seguimos viviendo. Cuando caminamos confiamos en que el piso se mantendrá firme, de hecho, ni siquiera lo pensamos tan solo caminamos.

 

Pocos saben de estructuras y construcción de edificios y de igual manera las personas viven en ellas y trabajan en los edificios. ¿Qué ocurre cuando no confiamos? Cuando no confiamos, la mente consciente comienza a realizar análisis y procesos haciendo razonamientos.

Muchas cosas vivimos solamente de forma somática y esto porque nuestra mente inconsciente hace el trabajo por nosotros (por la mente consciente). Esta es sin duda, una metáfora cuando nos referimos a acallar nuestros pensamientos y cuando queremos simplemente dejarnos llevar. En ese dejarnos llevar, aparece una suerte de sabiduría donde no está presente el esfuerzo sino que simplemente el vivir fluye de forma armónica.

En el libro Autohipnosis: “Entrene su Mente” del terapeuta Paul Anwandter, se describe esta “confianza en el inconsciente” como una de las presuposiciones esenciales de la Hipnosis Clínica. La Hipnosis trabaja con el inconsciente (o sea, con un estado natural del ser humano) donde la mente se focaliza en algo que no es el presente pero que nos lleva a estado fértil en el cual confiar para encontrar respuestas que de otra manera no podríamos conseguir.